Estamos en la dispensación de la gracia abierta a todo aquel que quiera recibir a Jesús para ya no estar más en desgracia.

Dios tiene cosas hermosas para nosotros y cada día nos va perfeccionando en gracia, poder y bendición. El Señor terminará la obra que empezó en nuestras vidas.

Comparte