Los tiempos de Dios son diferentes a los nuestros, porque sus planes y pensamientos son más altos que los nuestros. En ésta prédica te compartimos lo que Dios estableció y nos pide en éste tiempo.

Todo lo hace hermoso en su tiempo, por eso confiemos que Él está al control de todo.

Comparte