En Marcos 5.1-20 vemos como Jesús hace de todo para llegar a UNA sola persona y hacerla libre. Lo mismo quiere hacer con cada uno de nosotros porque todos somos importantes para El.

Esta persona podía romper las cadenas con las que estaba atado, pero no podía romper las cadenas que lo ataban espiritualmente. El Señor le fue al encuentro y lo hizo libre. Así también Cristo sale a nuestro encuentro para hacer maravillas.

Comparte