El mundo va empeorando y la maldad sigue aumentando como en los días de Noé. Algo está por ocurrir!

Tenemos el desafío de ser como Noé, rectos, caminando en fe aunque el mundo esté cada día peor, que preparaba el arca porque el diluvio se acercaba. Así nos tenemos que preparar nosotros porque se acerca la venida del Señor (Mt. 24.37).

Comparte