Estamos terminando el año y quizás nos preguntemos... ¿Qué esperamos de Dios para este nuevo año? pero la pregunta que debemos hacernos es... ¿Qué espera el Señor de nosotros?

Estemos expectantes porque Dios quiere hacer cosas nuevas en cada una de nuestras vidas (Is 43.19). Hay una persona que puede impedir que sus bendiciones lleguen y somos nosotros. Encomendemos todos nuestros caminos en sus manos para no frenar su obra.

Comparte