Mientras más conocemos a Dios, más nos damos cuenta que dependemos de El en cada área de nuestras vidas.

El rey Asa sabía que para tener un reinado de paz, tenía que destruir todo aquello que no era agradable a Dios. Así se empieza a construir una vida más espiritual. Sacando todo aquello que no bueno delante del Señor.

Comparte