Éste misterio ha sido revelado, está al alcance de todos, simplemente tenemos que acercarnos a Jesús para comprenderlo.

Porque las Escrituras son las que dan testimonio de Él, es el Espíritu Santo quién nos las da a conocer.

Comparte