Jesús nos restaura, nos vuelve a poner a punto, quita nuestras manchas y nos vuelve a hermosear.

Hay cinco áreas en nuestras vidas que el Señor quiere restaurar en nuestras vidas para que siempre podamos hacer su voluntad y nunca nos apartemos de El.

Comparte