Dios quiere que su pueblo salga del sueño, que despierte para hacer su voluntad.

Por eso se acerca a nuestras vidas, no nos va a obligar, Él esta a la puerta y llama, la decisión de abrir o no, queda en nosotros.

Comparte

Etiquetas