Cristo volvió a comprar lo que le pertenecía y le costó muy caro, le costó la vida...

Redimir es volver a comprar lo que era propiedad de uno. No descuidemos esta redención pues sino sin darnos cuenta, poco a poco abandonaremos los caminos del Señor.

Comparte