Si no conocemos todo lo que Jesús hizo por nosotros, llegará un momento en que seremos desarraigados.

La separación de Dios con el hombre trae como consecuencia la muerte espiritual. Por ello es necesario estar cimentados en el Señor, es decir, aferrados a El para que nada ni nadie nos separe de su presencia.

Comparte