Dos personas son enviadas por Dios, con poder para predicar el evangelio de Jesucristo.

"Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio." Apocalipsis 11:3

Comparte