La nueva Jerusalén traída desde el cielo es instalada en la tierra.

Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán. Apocalipsis 22:3

Comparte