Cada dia debemos perfeccionarnos en la santidad para poder ver la mano de Dios en cada momento.

Porque sin santidad nadie le verá, cuando nos esforzamos por vivir de ésta manera nos estamos poniendo y resistiendo al diablo.

Comparte